miércoles, 20 de julio de 2011

Amores fallidos de Nümenor (Final)

                                              Winlilith V

               He cambiado los acantilados por la popa de un barco. ¡Hay tanta muerte detrás nuestro! Una muerte grandiosa y terrible que de alguna manera nos hace humildes, porque solo podemos aceptarla

¨No importa si entiendes o no... ¿Me ayudarás?¨ dijo Helenna, porque quería entrar en el templo. Nuestra sangre estaba manchada para que pudiera cumplir su sueño, pero esperaba que la influencia de mi esposo pesara a su favor.
Esposo, esposo mío. Estabas conmigo al amanecer. Al despertarme aún sentía tu abrazo y la seguridad que me contagiabas por el solo hecho de amarme. Es el recuerdo de esa plenitud la que perdura en la mañana y no puedo creer que nos hayas resignado para irte a occidente.
          -¡Ya voy! ¡Qué pulmones tienes!

Dicen que avistaremos tierra de un momento a otro, pero tú no pudiste esperar ¿verdad? Corre el mar por tus venas, digno hijo de tu padre. Naciste marinero y el Capitán ha decidido hacerse cargo de tu educación ¿a qué crees que te dedicarás? 
Ah! ¿Cómo evitaremos que caigas en la soberbia? Serás un joven gallardo, sin duda. Me pasearé de tu brazo, orgullosa de las miradas codiciosas de las mujeres que nos crucemos por las calles. Y me vestiré de gris y me haré más pequeña, para que te luzcas aún más.
Y destrozarás el corazón de quien te ame. Porque está en el mar tu destino. Como lo estaba el de tu padre. Pero ahora estás aquí, en mis brazos. Y no puedes hacer otra cosa que dejarte querer. ¿No te sabe mal, verdad? Y haces bien en gozarlo, Melindol, porque aún tenemos un tiempo juntos, mi pequeño.
                                               


                                                                     (Gaeren – Marina Feltrin)

No hay comentarios: