viernes, 21 de septiembre de 2012

Sobrevivir


Caminamos siempre
por el borde de un abismo.
Las estocadas de la vida,
las da el tiempo.
Cada vez me reconozco menos,
aún sabiendo que
cada vez,
yo soy más yo.
Me sumerjo en el olvido voluntario,
de la rutina cotidiana.
Y en la terapia infalible
de vivir el minuto.

No hay comentarios: